martes, 28 de junio de 2011

EL MARQUES



El Marqués Nuñez Castillo Angulo Bullón Ramirez de Arellana, tercer Marqués de Sobremonte, llega a Buenos Aires con el cargo de secretario en el Virreinato del Río de la Plata, con el cargo de Teniente Coronel.
Durante su gobierno se enamora de Doña Juana María de Larrazábal y decide casarse con ella.


Soñada noche de luna en Buenos Aires, muy calurosa del mes de diciembre, iluminada por las innumerables farolas callejeras.
La puerta principal de la Catedral porteña, distinguida y aristocrática, se han abierto para dar paso a la concurrencia que entre invitados y curiosos, colman sus naves.
La madrina, Doña María Angela Nuñez Angulo y Ramirez de Arellana, encumbrada dama sevillana y madre del novio,  lujosamente ataviada a la usanza española y su hijo Rafael con
 uniforme de gala militar, aguardan con cierta ansiedad, la entrada de la novia y su padrino.
De pronto se produce el clásico silencio ante la aparición en la puerta de la nave principal, de la joven y hermosa novia vestida con gasa blanca bordada con hilos de oro, acompañada por el padrino de la boda, Don Raymundo Sobremonte, militar y magistrado, caballero de la orden de Carlos tercero y oídos de la audiencia de Sevilla. Avanzan lentamente del brazo hacia el altar y se da comienzo a la ceremonia religiosa.
Imponente es el desfile de carrozas y coches señoriales que preceden al vehículo nupcial, blanco y dorado ornamentado con flores y cintas blancas. Dentro van los felices desposados.




Fría mañana de invierno a las diez horas, las puertas de la iglesia mayor de sevilla, están abiertas para dar paso al Marqués, Rafael Nuñez Castillo Angulo Bullón Ramirez de Orellana, tercer Marqués de Sobremonte y  a su distinguida novia, Doña Teresa María Millán y Merlos. Ambos viudos, de setenta y cinco y cuarenta años respectivamente.
Solo estaban para la ceremonia, el cura y su hija del primer matrimonio, acompañada de su esposo, Don Francisco Lopez Omaña. 
-Don Rafael de Sobremonte Nuñez Castillo Angulo Bullón Ramirez de Orellana, acepta usted por esposa a Doña María Teresa Millán y Merlos, para quererla, respetarla hasta que la voluntad de Dios los separe?
-Si acepto.
-Doña María Teresa Millán y Merlos, acepta usted como esposo a Don Rafael Nuñez Castillo Angulo Bullón Ramirez de Orellana para quererlo, cuidarlo y respetarlo hasta que la voluntad de Dios los separe?  
-Si, acepto
-Entonces por la voluntad de Dios y el poder que las investiduras me confieren, declaro esta Santa unión con validez ante el juramento Divino y de los hombres!....Vayan en Paz.


Así se casó y enviudó y volvió a casar el Virrey mas cuestionado del Virreinato y de la historia. Así huyo de Córdoba, o se retiró estrategicamente. Cual será la verdad? ... el tiempo y la historia lo dirá algún día; a quién amó mas, y con quien fue más feliz, con Doña María de Larrazabal o con Doña María Millán y Merlos?. Cual de las dos Marías lo hizo más feliz?
Pero el tiempo y la historia son mudas a este respecto, pues su felicidad es un secreto que solo lo sabia su corazón, aquel que un día detuvo su latido y se llevo el misterio de la vida amorosa del marqués, a la tumba. 


                                                                                   NORMA ANGELA MICHELLI



                                                                                                                         


                                 


............................................................................................................................................................................











































































2 comentarios:

Anónimo dijo...

Original.

Anónimo dijo...

UN COSTADO INTERESANTE DEL MARQUES